jueves, 21 de agosto de 2008

La fatiga del turista

Los profesionales del turismo en Tailandia sufren la denominada "fatiga del turista". Desde los dependientes de hoteles, vendedores ambulantes hasta los conductores de taxis están saturados de turistas "peseteros, neocoloniales y psicóticos".

Así lo describe la guía de viajes Lonely Planet. Me pareció muy lógico que ocurra en un país que recibió el año pasado más de 14 millones de turistas, de todos los tipos y colores.

El citado libro de viajes, uno de los más documentados y actualizados del mercado, también repasa una serie de timos y estafas cometidos por tailandeses a costa de turistas desprevenidos. Sin embargo, no hay término que defina el cansancio y la impotencia del turista ante estos casos.
Yo, aficionado a este tipo de lides, experimenté el timo del tuc-tuc, que es un tipo de motocarro adaptado para transportar pasajeros en la ciudad.

Tras visitar el Gran Templo Real de Bangkok, calado por la incesante lluvia, se me ocurrió preguntar a un granuja la dirección de un templo budista.

-Al templo.... Vaya está cerrado. Pero yo conozco otro que sólo abre hoy. Es tu día de suerte. Puedo conseguirte un medio de transporte hasta allí por muy poco dinero. También te llevará a ver a una sastrería donde trabaja mi amigo y luego te deja en la estación.

Todo esto por unos 30 bat (cerca de 1,8 dólares o 1,3 euros).




El estupendo medio de transporte era uno de esos mototaxis o tuc-tuc. Primero llegamos a un templo-escuela, donde los monjes asistían a clase. Había dos habitaciones con sendas figuras de Buda, uno reclinado y otro en la posición de loto. Incluso pude conversar con uno de los guardas del recinto, quien me explicó que los recién llegados a la ciudad visitan este lugar para obtener suerte en sus empresas.
La próxima parada fue la sastrería. Nada más entrar, un empleado me llevó directo a una habitación donde me sentó delante de un libro de fotografías de modelos con traje.

-¿Qué tipo de traje quieres?
-No, en realidad ahora no necesito traje. Más tarde podría interesarme... ¿tiene tarjeta?

El empleado comenzó con una estrategia agresiva de márketing.

-Mira, por ser tu día de suerte, te hago un traje a medida Giorgio Armani (¿sabes quién es Giorgio Armani?). Un precio especial.
-No, ahora no tengo dinero.
-¿De verdad? Escucha. 8.000 bat (240 dólares o 170 euros). Pero la oferta termina mañana.
-¿Ah, sí? ¿Cuánto costaría ese traje en un día ordinario?.
-24.000 bat.

Tras unos cuantos intentos y estrategias de venta infructuosos, el tipo se levantó de forma vehemente y me dijo que le siguiera. Agarró de un cestillo varios jabones y los colocó debajo de mis narices.

-A ti lo único que te interesa es venderme cualquier cosa. ¿verdad?
-Sí

Al menos, el cabrito lo reconoció.

Con el zumbido de la mosca detrás de la oreja, me monté en el tuc-tuc. Paró enfrente de una joyería. Entré con paso tiento. Un señor de barriga prominente y cara de pesetero y dos jóvenes me escrutaron cuidadosamente.

-¿En qué tipo de piedras está interesado?
-Lo cierto es que no sé muy bien qué hago aquí- dije con razón, porque la parada en esta tienda no entraba dentro del trato.

Ante mi honesta respuesta, el dependiente se negó a dirigirme la palabra en el rato que estuve allí. Incluso cuando me interesé por unos collares que parecían de rubíes. Salí de la tienda con sus miradas clavadas en mi nuca como guadañas.

Le dije al conductor del tuc-tuc que se acabaron las visitas a tiendas, ahora quería ir directo al templo prometido o me buscaría un taxi. El otro comenzó con la cantinela del cupón. A cada tienda que llevan a turistas, potenciales víctimas de trajes de precios inflados y venta de piedras falsas, ellos se ganan un cupón de 50 bat para gasolina. Ésta es la letra pequeña del trato.

-Yo te ayudo y tú me ayudas- me espetó el conductor del mototaxi.

Mientras, yo me bajaba del motocarro en busca de un taxi. Ya había tenido bastante del timo del tuc-tuc. Más tarde, para mi sorpresa, leí este tipo de engaño al turista en la Lonely Planet. Un consejo: leed las guías antes de llegar al lugar, si es posible, o al menos los consejos sobre timos y estafas. La experiencia es interesante, pero mejor ir prevenido.


2 comentarios:

Antares dijo...

Gaspar! Hey, Gaspar!!! I was hoping you would keep in touch, amigo... but today I found your blog (while looking through my visitor stats) and was surprised a Spanish blogger would have Magick River listed in his blogroll... then I saw your photo :-)

Well, I'm very happy to know I can find you in the blogosphere. You're a very fine fellow - and the olive oil you brought me has served very well whenever I make spaghetti il disparato (actually I still have half a bottle left!)

Sending you a big hug from Magick River with lots of love...

Antares
~^@^~

Gaspar Canela dijo...

Hi, my fren. how ar you? Of course, i told you i liked your choice of life. I also wrote about you and Magick River in my blog (in Spanish is "El Río Mágico"). Now i´m very busy with demo in BKK. Such a fuss.
Take care!