martes, 12 de agosto de 2008

Español expulsado de Filipinas por escándalo publico en aeropuerto

(inspirado en hechos reales)

Manila, 7 ago (MKGO).- Un joven de nacionalidad española fue expulsado hoy de Filipinas tras protagonizar un escándalo en el Aeropuerto Internacional de Manila, donde tuvo que ser reducido a la fuerza tras increpar a los agentes del control de aduanas.
Gaspar Ruiz-Canela, de 28 años, ha sido declarado "persona non grata" por las autoridades filipinas y no podrá volver al país asiático por haber cometido varios delitos de desorden público, desacato a las autoridades e injurias a la República, informaron fuentes policiales.
El jefe de la Policía del aeropuerto, Richy Enguardia, afirmó en una rueda de prensa que el ciudadano español insultó "sin motivo aparente" a los agentes de aduanas, llamándolos "ladrones, corruptos y caraduras".
Según Enguardia, Ruiz-Canela comenzó a vociferar contra los policías, lo que alarmó al resto de los pasajeros y provocó un revuelo durante unos pocos minutos en torno al control de equipajes.
"Los agentes estaban realizando un registro rutinario de las pertenencias del súbdito español, que iba a tomar un avión para Bangkok, cuando éste perdió el control debido a los nervios", señaló el jefe de Policía.
Varios testigos aseguraron que Ruiz-Canela, a gritos, culpó a la corrupción del atraso social de Filipinas e incluso trató de hacer partícipes de su protesta a otros pasajeros que se encontraba en el lugar, lo que pudieron impedir los agentes.
Esposado, el ciudadano español fue arrastrado hasta un avión con la advertencia de no volver a pisar nunca tierras filipinas.
"Que os den por el culo", espetó como despedida Ruiz-Canela, quien tenía el ojo hinchado a causa de una caída accidental en el lavabo, según los policías.

Vuelo Manila-Bangkok, 7 de agosto de 2008

País de mierda. No me extraña que nadie encuentre la causa y mucho menos la solución a lado pobreza de Filipinas, pues es que están podridos de corrupción. Eso es lo que ocurre en esta mierda de país. Me he puesto a escribir esto en el avión porque no quiero que se me olvide..., y juro que éstos se van a enterar de una forma u otra.
Primero me llegó la soplillos ésa con cara de patata y me dice que mi visado había expirado. Mentira cochina. Yo no hice más que señalarle el sello que decía "10 de agosto". Pero la guarra, erre que erre, que mi visa caducó hace dos días. Le tuve que pagar 2.500 pesos. Vale, que los pague la empresa.
Luego me viene el cara bonobo del detector de metales y me hace enseñarle la cartera. Se les iluminaron los ojos al desgraciado cuando vio un fajo de billetes. Joder, llevaba ahí la mitad de la fianza del piso y la otra mitad estaba en la mochila.

-¿Cuánto dinero llevas ahí? (en la cartera)
- Unos 20.000 pesos (454 dólares o 294 euros)
- Eh- llamó a los que controlaban mi maleta y la mochila y los llama.
- ¿Puedo registrar tus bolsas?
- No, primero voy a llamar a mi jefe para informarle, ¿vale?

Les dije que era periodista, pero les podía más la avaricia. El muy gilipollas quería hacerme creer que no se podía sacar del país mas de 10.000 pesos. Me registraron todas mis cosas como si fuera un criminal. Todo estaba calculado para sacar algún dinero extra.
Cuando vio que en la mochila tenía otro sobre con dinero en efectivo, el cabrito con cara de bonobo llamó a sus compañeros. Varios policías, putillas y prostituidos de la ley, me rodearon ávidos de papeles del banco. Yo agarré todo mi efectivo y no lo solté en todo momento. Ellos se agitaban como buitres en derredor mío.

-¿No sabes que no se puedes sacar del país más de 10.000 pesos?
- No, ¿dónde está escrito eso?
- Pues hay carteles en el aeropuerto, pero no los habrás visto por las prisas.
- Mira, soy periodista y este dinero es la fianza de mi piso. Lo he ganado legalmente y me pertenece. ¿Qué problema hay?

Entonces llegó el poli bueno, un guapito que seguramente se pasó la mitad del día mirándose al espejo y la otra mitad, al ombligo. Hablaba poco, el engreído oficial, pero con más autoridad que el resto. Mientras que los otros o intentaban regañarme o incluso se burlaban de mi nacionalidad.

- ¿Español? Mira lo que habéis hecho de mi nariz. ¡Qué grande es!

"Pero sigues teniendo cara de bonobo, zafio"

- El oficial, que es el responsable, te va a dejar ir por esta vez. Vamos a copiar tus datos y, cuando vuelvas a Filipinas, te examinaremos minuciosamente para comprobar que todo está en regla.
- No hay problema. Avisaré a todos mis amigos periodistas para hacerles saber lo bien que me han tratado.
- ¿Cómo le vas a agradecer a mi jefe lo bueno que ha sido contigo?- parecía que todos se arremolinaban más cerca de mí. Los ojos del guapito centelleaban, sostuvo la respiración un segundo y mantuvo esa estúpida y cínica sonrisa de teniente de tres al cuarto. - Gracias
- ¿Qué?
- Que gracias.

Mientras me marchaba, todavía uno insistía en llamarme y se reía. Claramente, me estaba provocando. "Contrólate, contrólate, es sólo un desgraciado vacilón".

(Si desea que Gaspar se gire y se enfrente al policía de aduanas vaya a la página 13, si prefiere que siga su camino sin volverse pase a la 18).


NOTA IMPORTANTE: Este articulo contiene elementos reales y de ficción.

4 comentarios:

Angel Remis dijo...

¿Es cierto todo esto? Pregunto porque no quiero quedar como un idiota en caso de que sea una ficción. En cualquier caso, recibe un abrazo.

Ángel.

Gaspar Canela dijo...

jeje. sólo se inspira en hechos reales. La parte de la noticia es ficción, pero es verdad todo lo demás que cuento. La historia contiúa en la página 18... Un abrazo

Cygnus-X dijo...

Gaspar, no me digas que así te despidieron las autoridades Filipinas. Joder, es que hay que ver cómo suenan las cajas registradoras en el NAIA, la hostia.

Yo también quise salir una vez con el visado caducado y me pusieron un multazo (fueron como 3000 pesos), que me hubiera ahorrado si los de Belcebu Pacific no me hubieran cancelado un vuelo a Shanghai. Cuando le pregunté a la officer a quien podía reclamar, ya que ella me decía que sólo aplicaba órdenes, me respondió: al Mayor (señalando con un besito la típica foto del paisano, ya sabes)... o, mejor aún, ¡¡a Gloria!!

En fin...

Suerte en Bangkok, un beso,
Sylvie

PD: Me pasó tu blog Carlitos. :-P

Mina dijo...

Hay mi estimado! suena mas gracioso cuando lo escribes que cuando lo cuentas en persona. Sabes que al salir del hotel en Bangkok me cobraron en 118 Baths cada llamada con tarjeta "Toll Free"? arme tremendo escandalo y solo logre que me quitaran aquellas llamadas que no comunicaron (las que hicimos el otro dia). La gerente tuvo el descaro de decirle a mi amigo tailandes "estos turistas pretenden llamar al exterior usando sus tarjetas toll free y que nosotros no ganemos nada a cambio". Tailandia es muy bonita, y en general, los tailandeses son bien cheveres, pero andate con cuidado porque algunos elementos solo quieren tu dinero. Un abrazo!