viernes, 1 de agosto de 2008

Coronación de un rey feudal con acento británico


L
legó en una flamante limusina negra entre los vítores de un grupo de súbditos del archipiélago de Tonga, un pequeño reino en el océano Pacífico. El rey George Topou V fue coronado hoy ante unos 1.400 dignatarios de todo el mundo, entre los que se encontraban el príncipe heredero de Japón, Naruhito, la princesa tailandesa Maha Chakri Sirindhorn y los duques británicos de Gloucester.

La ceremonia se ha desarrollado con gran boato y magnificencia. El nuevo rey se ha gastado 2,5 millones de dólares o 1,6 millones de euros procedentes de las arcas estatales, la mitad del presupuesto de Tonga. Con un Parlamento elegido mediante un sistema semifeudal, no extraña que nadie haya levantado la voz ante tamaño despilfarro de los fondos públicos. La mitad de los parlamentarios son elegidos por la nobleza y la otra mitad por los plebeyos, mientras que el monarca designa a todos los ministros del Gobierno.

Tonga, que mide apenas 718 kilómetros cuadrados y cuenta con 119.000 habitantes distribuidos en más de un centenar de islas, es uno de los países más pobres y pequeños del mundo.





Topou V, de 60 años, recibió la corona de su país mediante el rito cristiano, sentado en un trono dorado de casi 2,5 metros de altura y ataviado con una capa aterciopelada que le caía a los pies.
El soberano del Pacífico se educó en la Universidad de Oxford, habla con exagerado acento británico y a veces lleva monóculo. Son conocidas sus aficiones a llevar trajes ingleses de tweed y a jugar con soldaditos de plomo. Con sesenta años y soltero, le fascina recrear batallas navales en la piscina.

Últimamente, Topou V se pasa gran parte de su tiempo en Internet y jugando a juegos de ordenador. Promete que va a traer reformas políticas a su país y convocar elecciones democráticas en 2010, lo que no parece convencer a los activistas de su pequeño país, que aspiran a ampliar los estrechos resquicios de libertad.

Por el contrario, el anterior rey, Tupou IV, que reinó entre 1965 y 2006, se granjeó el aprecio se su pueblo. De joven batió récords como deportista y años más tarde, en 1976, consiguió entrar en el libro Guinness como el monarca más gordo del mundo por pesar 209 kilos.

2 comentarios:

Mina dijo...

Hola Gaspar. Parece un cuento de Gabriel Garcia Marquez. Puro realismo magico. Cuando la realidad supera a la ficcion. Pero ya ves, lo fantastico no es exclusivo de America Latina.
Por cierto, no es este el pais que recientemente fue selecconado como el mas feliz del mundo? o tal vez fue una de sus islas. No se, pero vi en la BBC que son tan pobres, que ni siquiera usan monedas sino frutas y craneos de jabali. Supuestamente viven una vida muy sencilla y sin estres ... como nuestro amigo el pescador de hace varios post.
Un abrazo!

Gaspar Canela dijo...

Pues no sabia lo de la encuesta feliz. Lo cierto es que en toda Asia y el Pacífico la gente suele ser más optimista que en Europa. Compañera, gracias de nuevo por tus enriquecedores comentarios.
un besazo