jueves, 27 de noviembre de 2008

El amigo americano en Tailandia

Allí estaba él, un caucásico oriundo de la gran potencia mundial mano a mano con los manifestantes atrincherados en el aeropuerto de Bangkok. "He perdido mi avión, pero no me importa. Éstos luchan por sus derechos y contra la corrupción y yo me he unido a ellos", me dijo Joe Gibney, un ex veterano de la Guerra de Vietnam que, tras trabajar unos años en aerolíneas de su país, se ha metido a profesor de inglés en China.



"Si hubiera más gente con el coraje de los manifestantes tailandeses, los Gobiernos no se saldrían con la suya cuando actúan deshonestamente", me dijo Gibney, quien llevaba un pañuelo amarillo, el color de las protestas antigubernamentales en Tailandia, en la gorra, otro en el cuello y hasta un collar budista (recordemos, la religión mayoritaria en este país).
Después de tanta mala prensa en los medios occidentales, a los manifestantes les hizo mucha gracia encontrarse con un acérrimo simpatizante del otro lado del Pacífico.
Quizá cuando la Policía carge contra los manifestantes para dispersarlos del aeropuerto internacional de Bangkok, a mi amigo americano ya no le hagan tanta gracia las protestas. O igual el Ejército da un golpe de Estado, como pretenden los dirigentes del movimiento, y Joe podrá participar de la alegría de los manifestantes.
Los seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD) iniciaron las protesas el pasado mayo y, tres meses más tarde, ocuparon la sede del Gobierno en Bangkok. La crisis ha provocado ya varios muertos y cientos de heridos. Miles de turistas están atrapados en Bangkok por la cancelación de los vuelos. La economía se está resintiendo.
¿Por qué? La Alianza quiere expulsar al Ejecutivo porque lo consideran corrupto y un títere del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, depuesto mediante un golpe de Estado en 2006. La asonada fue perpetrada por los militares tras meses de manifestaciones de la APD, formada por la élite conservadora. Eso quieren, que la historia se repita y formar un Gobierno mejor..., para ellos.
Pd: Tienen razón los manifestantes en que Thaksin está acusado de varios delitos de corrupción y que utilizó el poder para forrarse.

2 comentarios:

The Punch Drunk Monkey dijo...

esta historia es cojonuda. a ver que hace este cuando lo saquen a palos.

Gaspar Canela dijo...

Pues también he visto a otro inglés con los que apoyan al gobierno, con la camiseta roja, aunque éste se me escapó de la foto